miércoles, 30 de diciembre de 2009

Luna Nueva

 SÓLO PUEDE ACABAR CON EL AMANECER...




Título original: The Twilight saga: New Moon

Director: Chris Weitz

Nacionalidad: USA (2009)

Reparto: Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Nikki Reed, Ashley Greene, Jackson Rathbone, Kellan Lutz, Dakota Fanning, Michael Sheen, Anna Kendrick, Graham Greene, Cameron Bright, Edi Gathegi.



Género
: Fantástico, Romance, Vampiros. Secuela.

Sinopsis: Edward Cullen (Robert Pattinson) decide abandonar a Bella Swan (Kristen Stewart) para mantenerla alejada de los peligros del mundo vampírico. Con la ayuda de Jacob Black (Taylor Lautner), su amigo de la infancia y miembro de la misteriosa tribu quileute, Bella intentará superar el abandono de Edward, que la ha dejado sumida en el mayor de los desconsuelos. Pero los peligros siguen acechando a la joven; nuevas y asombrosas criaturas sobrenaturales se cruzarán en su camino, y Bella sólo contará con el apoyo del cada vez más cercano e irresistible Jacob. Repentinamente, Bella se encuentra inmersa en el mundo de los hombres lobo, ancestrales enemigos de los vampiros, y su lealtad es puesta a prueba...



Mi crítica: A mi esta saga ya me sobrepasa. Si Crepúsculo ya me resultó un tedio difícil de asimilar, Luna Nueva repite la experiencia. Lo que no puede obviarse es que esta Luna Nueva resulta sensiblemente mejorada respecto a la Crepúsculo original, pero aún así no consigue alzarse respecto del primer "atropello" a la saga.
Para empezar, los actores, exageradamente en alza y con el guapo muy subido, no ofrecen nada nuevo. Nos muestran las mismas caras, las mismas actuaciones, la misma frialdad en la relación Edward-Bella, porque para mi no tienen química en pantalla, ninguna, y de sus actuaciones casi nefastas mejor ni hablar. Tanto Pattinson como Stewart deberían dar cursos intensivos de interpretación, aunque ya han conseguido mi inquina absoluta, y casi ni puedo verlos... El único que mejora considerablemente es Lautner, que de estar casi relagado a un tercer plano, adquiere aquí un protagonismo inusitado, y le da a la película más color, pero tampoco consigue salvarla. Por último, destacar las interpretaciones de Michael Sheen y Dakota Fanning que, aunque algo cortas, maravillosas en todo momento.
De la historia poco hay que decir porque, aunque en algún momento resulta intensa, repite el cliché de Crepúsculo, e incluso lo sobrepasa. Desde luego resulta una película cuanto menos para pasar el rato, pero poco más. Es más, la catalogaría de película para adolescentes suspirables, porque las reacciones en la sala al quitarse la camiseta uno de los protagonistas fueron suspiros, silbidos y demás sonidos de aprobación sexual... En fín.

No hay comentarios:

Posts relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.